Un buen triángulo de relaciones

por MARC BARETH

Podemos conocer fácilmente el estado de salud de nuestra pareja planteándonos una de las siguientes tres preguntas.

  1. Cuerpo - ¿Cómo es nuestra vida sexual?

  2. Espíritu - ¿Cómo es nuestra relación con Dios?

  3. Alma - ¿Cuán capaces somos de compartir las cosas que nos tocan profundamente entre nosotros?


A corto y largo plazo, la respuesta a cada una de estas preguntas también afecta las respuestas a las otras preguntas. Cuando hay un problema en nuestra relación en una de estas tres áreas (cuerpo, espíritu o alma), finalmente afectará también a las otras áreas. Y al mismo tiempo, la satisfacción en una de estas áreas puede beneficiar también a las otras dos. ¿Quieres conocer el secreto para tener una relación sexual satisfactoria? Trabajar en las áreas del espíritu y el alma; por ejemplo, rezar con su pareja o tener conversaciones profundas juntos.

¿Orando juntos? Si no puede, su conexión física y emocional puede estar sufriendo. ¿Qué podría ayudar a generar confianza con su cónyuge para que compartir sus pensamientos y deseos más profundos sea más fácil? Relación estable con Dios e intencionalidad en la relación sexual.


En una relación feliz, se desarrollan los tres lados del triángulo. Si un lado es más débil, es probable que el triángulo se incline o incluso colapse. Sin embargo, si todos los lados están bien desarrollados, el triángulo es estable y ofrece espacio para una relación profunda y duradera.


UN PASO MÁS PARA MI RELACIÓN:

¿Cuál de estas tres áreas, cuerpo, espíritu y alma es un área de fortaleza en su relación y cuál ofrece oportunidades para un mayor desarrollo?